¿Fortalecer a Patria Roja perjudica al Movadef?

En nuestra entrada anterior hablamos sobre el resurgimiento de los remanentes del terrorismo. Pues ahora abordaremos un tema estrechamente relacionado con este y es que ante el miedo de que esto se torne en algo peor, varios analistas políticos han sugerido lo siguiente: “Empoderar a los grupos de izquierda moderada como Patria Roja para que estos puedan desalojar de sus filas a aquellos que comulgan con el pensamiento Gonzalo”.

Esta idea parece tener sentido ya que a la izquierda peruana no le conviene ser vinculada con grupos terroristas como SL y el MRTA por que esto les restaría legitimidad, lo cual es cierto. Pero esto no queda aquí ya que el tema es mas complejo y a continuación explicaremos por que.

La izquierda peruana no ha podido llegar al poder desde los tiempos de Velasco Alvarado – tampoco con Ollanta Humala ya que para ganar, este tuvo que comulgar con la derecha – es decir, no han podido imponer sus ideas tales como el cambio de rumbo económico y hoy en día son un grupo algo reducido aunque controlan sectores de poder claves como los sindicatos, la educación publica y varios gobiernos regionales y locales. Si uno quisiera tener un estimado de cuan numerosos son, podría referirse al porcentaje de votantes que optaron por Ollanta Humala durante la primera vuelta electoral del 2011, esto es, un 30% de la población. Este porcentaje, claro esta, no les permite aspirar a la presidencia y esto ha quedado evidenciado con Ollanta Humala y su hoja de ruta.

Pero cometemos un error al mirar a la izquierda peruana como un bloque integrado y homogéneo, amigo lector, y esto es así por que dentro de la izquierda existen muchas vertientes que, a diferencia de la derecha, no se pueden ver entre si a menos que se cumplan ciertos requisitos y esto pasa por que en el mundo de la izquierda, la ideología lo es todo y estas van mas de la mano con dogmas que con argumentos racionales por lo que un debate entre dos personas de izquierda puede terminar igual que una discusión entre un cristiano y un musulmán. Sin embargo, podemos agrupar a la izquierda peruana en dos grandes grupos, la moderada y la radical, incluyendo en la primera a movimientos como Patria roja y en la ultima a todos los remanentes del terrorismo.

Uno podría pensar que la izquierda radical no tiene muchos miembros pero esto no es así y prueba de esto son los grupos organizados como el Movadef, el Conare-Sutep y Aprodeh y las numerosas demandas que han interpuesto – y ganado – al estado peruano por supuestas violaciones a los derechos humanos. Mas aun, cada día mas condenados por terrorismo salen libres gracias a las rebajas de condenas impuestas durante el gobierno de Alejandro Toledo por lo que su numero aumenta.

Por lo tanto, tanto la izquierda moderada como la radical tienen numerosos miembros y aunque no comulgan entre si, estos se unen cuando tienen a un enemigo poderoso en común, el estado peruano, y esto queda evidenciado cuando analizamos dos aspectos: la educación publica y las protestas alrededor del país.

No es coincidencia, amigo lector, que ninguna reforma educativa se haya podido llevar a cabo en los últimos veinte años a pesar de tener un crecimiento económico importante. No es que las autoridades sean tan tontas como para no darse cuenta de que si no impulsan la educación, cuando el boom de los minerales termine, el Perú habrá perdido otra gran oportunidad para salir del subdesarrollo. Intención ha habido pero también trabas y es que si a alguien le conviene que la educación publica no sufra ninguna reforma es a los que la controlan, es decir, a la izquierda y a la izquierda en su conjunto, tanto a los moderados como a los radicales que siguen enseñando a pesar de haber purgado condenas por terrorismo.

¿Y por que hay disputas entre los miembros del Conare-Sutep y el Sutep? ¿Acaso esto no es prueba de que la izquierda moderada se quiere desvincular del terrorismo? Bueno fuera, amigo lector, pero la realidad es oscura y es que esta disputa solo es reciente y se debe a que los primeros quieren tomar control de la derrama magisterial, actualmente en poder de Patria Roja (la izquierda moderada) y principal fuente de sus recursos económicos, es decir, el conflicto es por poder y dinero. Pero cuando se trata de pedir aumentos sin capacitación, de trabar reformas que apunten a la meritocracia y de impedir que los condenados por terrorismo dejen de enseñar, estos dos grupos se unen como hermanos y esto ha sido así durante las ultimas dos décadas probando su efectividad al impedir reforma tras reforma en el sector educación.

¿Y que hay de las protestas? Pues aquí es donde los miembros de la izquierda radical demuestran lo útiles que son para los fines de la izquierda en su conjunto y es que estas personas tienen experiencia luchando contra el estado peruano tanto en forma armada como ideológica por lo que si se requiere a alguien para que haga perder legitimidad al estado, estos son los mas indicados para la labor. ¿Mataste decenas de personas con machete? No importa, igual les eres útil. No crea tampoco, amigo lector, que es coincidencia que en cada protesta violenta se diga siempre que los responsables son meros infiltrados ya que la izquierda radical siempre esta presente en estas y funcionan de manera muy organizada, muy lejos de cualquier improvisación.

llegamos a la conclusión de que la izquierda radical – remanentes del terrorismo – representa ventajas y desventajas para la izquierda moderada. Las ventajas son que suman en numero, apoyan muchos de sus intereses y contribuyen en las protestas con su experiencia en la lucha contra el estado. La desventaja es que si son vinculados entre si, la izquierda moderada pierde legitimidad.

Entonces, ¿se repelen o se atraen? La respuesta a eso esta en la forma en la que se han comportado durante las ultimas dos décadas y como ya hemos visto, la evidencia nos dice que las ventajas de la izquierda radical han superado con creces a las desventajas que estos conllevan para la izquierda moderada. Y es que su accionar como un bloque integrado para luchar contra el estado al trabar reformas y al organizar protestas es mas que evidente. No por nada es común que la gente piense que dentro de la izquierda peruana no existen vertientes y que todos se llevan muy bien entre si.

Y a esto queríamos llegar, amigo lector, a demostrarle que la izquierda moderada se ha llevado muy bien con la izquierda radical durante estos últimos años, es decir que los primeros no han hecho ningún esfuerzo por deslindarse de los segundos por lo que la idea de empoderar a Patria Roja para que expulse de sus filas a los miembros del Movadef queda obsoleta. Simplemente no hay intención alguna por parte de los primeros para luchar contra los segundos, por lo menos no por ahora, y a menos que se vuelvan a enfrentar por la derrama – el enfrentamiento ha cesado y el Sutep y el Conare-Sutep se han vuelto a unir para evitar mas reformas como la de la Carrera Publica Magisterial – estos dos grupos se seguirán llevando de las mil maravillas ya que tienen objetivos y enemigos en común.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s