¿Que aspectos se deben tomar en cuenta para elevar el salario mínimo? – El caso peruano

Como habíamos anunciado, en esta entrada abordaremos el problema que enfrentan los gobiernos a la hora de elevar el sueldo mínimo.

¿Cómo saber si el gobierno hace bien o no al decretar un aumento en la remuneración mínima vital? Pues como mencionamos antes, esta en una pregunta muy compleja y la respuesta no escapa a esto. Sin embargo, hay una manera bastante simple de acercarnos a esta. Acá no pretendemos dar una solución definitiva sino proporcionar una herramienta intuitiva para que el común de las personas pueda hacerse una idea de los factores que deben tomarse en cuenta a la hora de elevar el sueldo mínimo a fin de no caer presa de los discursos populistas a los que suelen recurrir muchos gobernantes.

Lo primero a tener en cuenta son los principales factores que intervienen a la hora de decidir elevar el sueldo mínimo. Estos son: la inflación, la productividad y el tamaño del sector informal en la economía.

La inflación debe ser tomada en cuenta ya que lo importante no es la cifra monetaria del sueldo mínimo sino lo que uno puede comprar con este. Por lo tanto se hace relevante fijarse en el sueldo mínimo real, que toma en cuenta el efecto de la inflación y no en el nominal que solo refleja una realidad distorsionada (el sueldo mínimo real se transforma al real usando el índice de precios al consumidor). Por ejemplo, las cifras nominales nos dicen que el sueldo mínimo en el Perú aumento un 25% en los últimos seis años pero en realidad este solo aumento en un 15%. Note lo distintas que son estas cifras, amigo lector. En el siguiente gráfico se pueden apreciar aun mejor estas diferencias.

Luego, ¿Por qué tomar en cuenta la productividad? Pues por que la idea es elevar el salario mínimo a medida que la productividad de los trabajadores aumenta (si eres mas productivo, te doy mas dinero). ¿Y como medimos la productividad? Pues hay muchas formas, siendo la mas clásica el uso del PBI real per-cápita como un indicador de esta.

Por ultimo, es importante tomar en cuenta el tamaño del sector informal en la economía por que un sueldo mínimo muy elevado puede generar incentivos para que tanto empresas como personas se pasen a este sector lo cual no es deseable. Por lo tanto, se recomienda ser mas prudentes a la hora de elevar el sueldo mínimo – esto es, variarlo cuidadosamente en base a la productividad – en aquellas economías en donde el sector informal es amplio. Por otra parte, medir el sector informal en la economía es todo un tema aparte. Aquí nos limitaremos a señalar  las cifras elaboradas por el Banco Mundial en el 2010 y que fueron recogidas por el Dr. Arellano en su ultimo libro.

Fuente: Banco Mundial 2010
Elaboración: Rolando Arellano.

Como se puede apreciar, en América Latina el sector informal es muy grande y el caso del Perú es especial ya que el sector informal supera al formal con un 62% como porcentaje del PBI. Esto significa que en el Perú se debe ser extremadamente cuidadosos a la hora de elevar el sueldo mínimo si es que no se quiere aumentar la informalidad. Cualquier error, como el aplicar medidas populistas, podría generar un gran perjuicio en la economía.

Ahora, tomemos como ejemplo al Perú y analicemos la evolución del sueldo mínimo durante los últimos 20 años, tomando en cuenta a los tres factores antes mencionados y veamos si se tomaron o no las decisiones adecuadas.

En el primer gráfico de esta entrada se muestra la evolución del sueldo mínimo real y del PBI real per-cápita desde 1990 hasta la fecha.

Como se puede apreciar, el sueldo mínimo real sufrió una disminución hasta aproximadamente 1997 para luego experimentar un abrupto aumento y luego tener un crecimiento sostenido hasta el día de hoy. En cuanto a la productividad, se puede apreciar que esta ha aumentado a lo largo del tiempo pero de manera mas marcada a partir del 2001-2002. En cifras, el sueldo mínimo real se incrementó en un 76% mientras que la productividad se duplico.

Esto nos indica que el sueldo mínimo ha aumentado a la par de la productividad lo cual nos sugiere, a simple vista, que se han tomado decisiones adecuadas en esta materia.

Pero veamos esto en mayor detalle, para lo cual sugerimos una herramienta bastante simple, amigable e intuitiva y esta es comparar las variaciones del sueldo mínimo real con las variaciones de la productividad para saber si el gobierno hace bien o mal en decretar un aumento en la remuneración mínima vital.

En el siguiente grafico se puede apreciar la herramienta que acabamos de sugerir. La idea es que las sendas de las variaciones en el sueldo mínimo real y de las variaciones en la productividad vayan lo mas cercanas o pegadas posibles – esto nos dirá si el sueldo mínimo real aumenta o no en función a la productividad – y que la primera no este arriba de la segunda – esto nos indicara si el aumento en el sueldo mínimo real incentivara o no el crecimiento del sector informal.

Como se puede apreciar y tal como sugería el primer grafico, a lo largo de estas ultimas dos décadas, el sueldo mínimo ha seguido la misma tendencia positiva de la productividad, sin embargo, aquí se pueden apreciar otros detalles y es que, en los noventas, las grandes brechas entre las dos sendas nos sugieren que no se tomaban en cuenta los aspectos técnicos necesarios para determinar un aumento en el salario mínimo. El año 1997 es un claro ejemplo de esto ya que aquí, el aumento del sueldo mínimo real fue exageradamente mayor al de la productividad. Lo mismo sucedió para en el periodo 1991-1993 en donde las variaciones en el sueldo mínimo real no guardan ninguna relación con las de la productividad.

Se comienza a notar un cambio a partir del 2001 en donde las dos sendas van muy pegadas una a la otra. Esto nos sugiere que las variaciones en el sueldo mínimo durante real esta ultima década sí respondieron a las variaciones en el nivel de productividad lo cual es refleja un buen manejo de esta variable económica por parte del estado.

No obstante, a partir del 2011 el aumento en el sueldo mínimo real supero al de la productividad lo cual puede haber resultado como incentivo para el crecimiento del sector informal. Por lo tanto, recomendamos no hacer mas aumentos a la remuneración mínima vital en el Perú hasta que el crecimiento de la inflación y de la productividad lo ameriten lo cual aun no sucede.

Para terminar, Supongamos que el presidente Ollanta Humala, en vez de aumentar el sueldo mínimo nominal de S/.600 a S/.750 en tramos a lo largo de varios meses, lo hubiera hecho de golpe, digamos en agosto del 2011. ¿Qué hubiera sucedido? Pues la respuesta la tenemos en el siguiente grafico.

Como se puede apreciar, se hubiera producido una brecha de considerable tamaño entre las dos sendas (mucho mayor a la que realmente se produjo), esto es, la senda de las variaciones en el sueldo mínimo real hubiera estado muy por encima de la otra lo cual hubiera incentivado aun mas el crecimiento del sector informal traduciéndose en un perjuicio para la economía nacional.

El mismo análisis se puede aplicar para cualquier país de la región y la idea que le debe quedar, amigo lector, es que lo importante no es en cuanto se va a aumentar el sueldo mínimo, sino el tiempo en el que se planea hacerlo.

Por ultimo, debemos mencionar que esta herramienta no resuelve el debate sobre el salario mínimo ya que solo nos da pistas para saber si un aumento el sueldo mínimo es adecuado o no pero no nos dice si los niveles actuales son los ideales.

¿Cómo saber si el sueldo mínimo actual del Perú es el adecuado? ¿Beneficia a los trabajadores o los incentiva a pasarse al sector informal? ¿Incentiva o no la formalización de las pequeñas y medianas empresas? Estas preguntas son muy difíciles de responder y hay muchos trabajos al respecto y las conclusiones a las que llegan no permiten generar un consenso. De hecho, según varios economistas, en países con grandes sectores informales como el Perú y Honduras, el sueldo mínimo debería ser realmente bajo sin importar el nivel de productividad.

En resumen, el impacto que tendrá un aumento en el sueldo mínimo en Chile no será igual que en el Perú a pesar de que estos se hagan tomando en cuenta la evolución de la productividad y de la inflación por que el tamaño del sector informal que tiene cada país es muy distinto.

Nos vemos luego, amigo lector, y ya sabe. No se deje engañar por cifras nominales, fíjese en las reales y tome en cuenta los tres aspectos que mencionamos a la hora de evaluar si es adecuado o no un aumento en el monto del salario mínimo vital.

3 thoughts on “¿Que aspectos se deben tomar en cuenta para elevar el salario mínimo? – El caso peruano

    • Lenin says:

      Hola, es bastante sencillo.
      Por lo general, los que pagan el salario mínimo son las micro y pequeñas empresas formales y los que lo ganan son aquellos trabajadores pobremente cualificados que se encuentran en el sector formal.
      Teniendo esto en cuenta, si el gobierno decide elevar el sueldo mínimo, las micro y pequeñas empresas formales tendrán que elegir entre pagarles mas a sus trabajadores como decreta la ley o volverse informales para seguirles pagando lo mismo.
      Para estas pequeñas empresas, aumentar el salario mínimo tiene casi el mismo efecto que un aumento en los impuestos.
      De forma contraria, si el sueldo mínimo es bajo, las micro y pequeñas empresas informales pueden considerar abandonar el sector informal al ver que nadie les obliga a pagar un sueldo, quizá demasiado elevado, a sus trabajadores. De esta forma, tanto pequeños y micro empresarios así como trabajadores bajamente cualificados dejarían el sector informal reduciendo su tamaño.
      Saludos.

      Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s