La desigualdad del ingreso en América Latina

Puede que el coeficiente de GINI muestre que socialismo sí hace más igualitarias a las personas, pero lo que no nos dice es que también las igualitariamente más pobres.

La calidad de vida es algo que a todos nos interesa como individuos y como sociedad. Pero medirla es algo complicado. ¿Cómo saber qué países tienen una mejor calidad de vida que otros? Resolver esta pregunta no es fácil pero existen varias formas de aproximarnos a una respuesta.

Una manera es comparar el PBI Per-cápita en valores reales. No obstante, este método no toma en cuenta muchas variables fundamentales para determinar el bienestar social como la calidad de los servicios públicos, las libertades sociales, el nivel de violencia social, la inflación y la desigualdad.

Entonces, ¿existe un mejor método para determinar la calidad de vida? Pues si bien no podemos aseverar que existe uno por sobre todos los demás, sí podemos decir que existen varios métodos, que, analizados en conjunto, nos proporcionan una herramienta bastante adecuada para responder a nuestra interrogante.

Pues bien, comencemos con uno de los aspectos fundamentales para determinar si una sociedad posee o no una alta calidad de vida. La desigualdad.

Por ahora, nos enfocaremos en la desigualdad en la distribución del ingreso y dejaremos de lado los otros tipos como la de género, la del acceso a los servicios públicos, etc.

La desigualdad en el ingreso se suele medir utilizando el coeficiente de GINI que es un número que va de 0 a 1 en donde 0 indica plena igualdad.

Captura de pantalla 2013-08-03 a la(s) 18.46.05

En la tabla que aparece líneas más arriba se puede apreciar que Venezuela tiene el coeficiente de GINI más bajo lo cual nos indica que, dentro de América Latina, este es el país menos desigual en cuanto a la distribución de la riqueza compete y el que más ha evolucionado en este aspecto a lo largo de los últimos años.

Esta cifra estadística-económica ha sido una de las más usadas por los chavistas a lo largo de región. “El socialismo hace más igualitarias a las personas”, dicen. Y si bien las cifras parecen corroborar esta frase, es necesario ir más allá para ver si esto es algo bueno o no.

Esta claro que siempre es preferible tener una sociedad con una riqueza más homogénea ya que las grandes brechas en los ingresos generan un enorme descontento popular, provocando en los casos extremos, conflictos armados a nivel interno.

De hecho, la desigualdad en los ingresos ha sido el talón de Aquiles de la región latinoamericana por décadas ya que si bien no es la más pobre, sí es la mas desigual con un coeficiente de GINI por encima del 0.51.

Sin embargo, se debe tener claro que una sociedad con una mejor distribución del ingreso no es necesariamente una más rica y por ende, no posee, necesariamente, un nivel de bienestar mayor. Incluso, se puede dar el caso de que una sociedad ostente una distribución de ingresos más igualitaria debido a que la pobreza ha aumentado como ocurrió en el Perú durante la década de los ochentas en dónde el coeficiente de GINI disminuyó a causa de que la hiperinflación hizo más pobres a todos.

Como ejemplo concluyente de este hecho tenemos a EE.UU. quién posee un coeficiente de GINI de 0.469 y a Cuba con un valor de 0.380.

Por tanto, el coeficiente de GINI debe ser tomado con pinzas ya que es sólo una cifra estadística que requiere de una correcta interpretación socioeconómica para ser empleado adecuadamente en cualquier análisis. Y generalmente, debe ser aunada a otras herramientas como el IDH, la inflación y el PBI per-capita para obtener datos más concluyentes.

Entonces, el que Venezuela ostente el coeficiente de GINI más bajo de la región no la hace necesariamente una sociedad más rica ni una con un elevado nivel de bienestar. Para saber esto a ciencia cierta, es necesario observar otras variables como las mencionadas anteriormente (inflación, pobreza, IDH, etc). Y por cierto, la pobreza en Venezuela va en aumento desde el 2009.

Esta demás mencionar, amigo lector, que usted es libre de sacar las conclusiones que desee a partir de nuestra tabla.

En nuestra próxima entrada veremos el índice de desarrollo humano o IDH, otra herramienta fundamental para medir la calidad de vida de una sociedad.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s